jueves, 3 de julio de 2014

Algunas tradiciones del Profeta (sunnahs) durante el ayuno



Hay muchas tradiciones recomendables sobre el ayuno, entre las cuales están las siguientes:
1 – Es parte de la tradición del Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) que si alguien te insulta, le respondas tranquilamente “estoy ayunando”, a causa del reporte narrado por al-Bujari y Muslim de Abu Hurairah (que Allah esté complacido con él), según el cual el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El ayuno es un rito del Paraíso, por lo tanto no debe haber palabras ni comportamientos obscenos ni ofensivos. Si una persona busca pleitos contigo o te insulta, responde: “Estoy ayunando” dos veces. Por Aquél en Cuyas manos está mi alma, que el olor que emana de la boca de un ayunante es mejor ante Dios que la fragancia del musk. (Dios dijo): “Abandonó su comida, y bebida y sus deseos por Mí. El ayuno es para Mí y Yo lo recompensaré por él, y una buena obra recibirá diez veces su recompensa por ella”. Al-Bujari, 1894; Muslim, 1151.

2 – Es una tradición también que el ayunante coma un refrigerio a la madrugada, porque se ha probado en las dos colecciones más auténticas de reportes (as-Sahihain) que Anas ibn Málik (que Allah esté complacido con él) dijo: “El Profeta de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Coman el refrigerio de la madrugada, porque en él hay una bendición” (Narrado por al-Bujari, 1923; Muslim, 1059).

3 – Es una tradición demorar el refrigerio de la madrugada (hasta los momentos previos a la salida del sol, durante el tiempo de la oración del alba), a causa del reporte narrado por al-Bujari de Anas, de Zaíd ibn Zábit (que Allah esté complacido con él), quien dijo: “Comíamos el refrigerio de la madrugada (suhur) con el Mensajero de Dios, y luego él se levantaba a rezar”. Pregunté: “¿Cuánto tiempo había entre el llamado a la oración y el refrigerio de la madrugada?”, y él respondió: “El tiempo que toma recitar cincuenta versos” (Narrado por al-Bujari, 1921).

4 – Es también una tradición apresurarse a romper el ayuno, porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La gente continuará estando bien, en tanto y en cuanto se apresuren a romper el ayuno (a tiempo)”. Narrado por al-Bujari, 1957; Muslim, 1098. Ver también la pregunta No. 49716.

5 – Es de la tradición romper el ayuno con dátiles frescos; si no hay ninguno disponible, entonces con dátiles secos; si no hay disponibles, entonces con agua. Esto es a causa del reporte de Anas (que Allah esté complacido con él) quien dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía romper su ayuno con dátiles frescos antes de rezar; si no había, entonces con dátiles secos; si tampoco había, entonces tomaba unos pocos sorbos de agua”. Narrado por Abu Dawud, No. 2356; at-Tirmidhi, 696; clasificado como bueno en al-Irwa’, 4/45.

6 – Es una tradición cuando se rompe el ayuno decir lo que se ha narrado en el reporte, es decir, “bismilláh (en el nombre de Dios)”. Esto es obligatorio de acuerdo al punto de vista más correcto, porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos lo encomendó. Las palabras “Allahúmma laka sumtu wa ‘ala rízqika aftartu, Allahúmma taqábbal mínni, ínnaka enta as-samí’ ul-‘alím (Dios nuestro por Ti he ayunado y con Tu provisión rompo mi ayuno, Dios nuestro acepta esto de mí, porque ciertamente Tú eres El Omnioyente, El Omnisapiente)”, son débiles, como afirmó Ibn al-Qayím (Zaad al-Ma’ád, 2/51). Hay también otro reporte: “Dháhaba az-zamá’, wa abtallat al-‘urúq, wa zábata al-áyr in sha Allah (la sed se ha ido, las venas están húmedas y la recompensa está asegurada, si Dios quiere)”. Narrado por Abu Dawud, 2357; al-Baihaqi, 4/239; clasificado como bueno en al-Irwa’, 4/39.

Hay reportes que hablan de las virtudes de la súplica del ayunante, tal como:

A – Se narró de Anas (que Allah esté complacido con él) que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Tres oraciones no son rechazadas: la oración de un padre (por sus hijos), la del ayunante, y la del viajero”. Narrado por al-Baihaqi, 3/345; clasificado como auténtico por al-Albani en as-Sahih 1797.

B – Se narró de Abu Umámah en un reporte proveniente del Profeta (marfu’): “Cada vez que se rompe el ayuno Dios hay gente que Él rescata (los ayunantes)”. Narrado por Áhmad, 21698; clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih at-Targhíb, 1/491.

C – Se narró de Abu Sa’íd al-Judri en un reporte proveniente del Profeta (marfu’): “Dios rescata gente cada día y cada noche (es decir, en Ramadán), y cada día y cada noche el musulmán tiene una plegaria que le es respondida”. Narrado por al-Bazzár; clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih at-Targhíb, 1/491.