viernes, 19 de octubre de 2012

Historia de la niña Bara´a


بسم الله الرحمن الرحيم
 قصة الطفله براءه المصابه بالسرطان والحافظه لكتاب الله

 UNA HISTORIA REAL

Ésta historia habla sobre una niña de tan solo 10 años de edad, llamada Bara'a. Es egipcia, y en Egipto es donde vivía ella y sus padres. Un día les surgió un trabajo en Arabia Saudí, en un hospital; ya que sus padres eran médicos los dos.

Bara'a es una niña muy inteligente ma shaa Allâh, y con tan pocos años ya se aprendió todo el Cor'án; y su profesora le proponía: Bara'a, tú tienes que estudiar en un curso superior, no en primaria.

La familia de Bara'a eran muy religiosos y felices, y sin ninguna señal de antemano, un día su madre sintió dolores muy fuertes; así que se hizo unas pruebas analíticas y estas confirmaron de que padecía de cáncer. Su madre, pensativa y reflexionando en cómo anunciar a su hija lo que tenía llegó a la conclusión de decírselo de tal manera que no la hiciera sufrir: "Hija mía, yo iré antes de ti al paraíso y el Cor'án, tienes que ir recitándolo siempre con tu preciosa voz. Ya que Él será quien te guiará en ésta vida."

Días después, su madre ingresó en el hospital. Bara'a siempre que salía del colegio, pasaba a ver a su madre y se quedaba junto a ella.

 nos días más tarde, llamaron al padre del hospital y le comunicaron que debía de ir urgentemente ya que su mujer estaba en peligro de muerte. 

Indiscutíblemente el padre salió rápidamente al colegio para recoger a su hija. La cogió en brazos, la acomodó en el coche, y a continuación se montó él también. En dirección hacia el hospital, le comentó que se quedara en el coche; primero iría él a ver qué es lo que pasa (por miedo a encontrar a la madre muerta y que la hija se asuste). El padre salió corriendo del coche, y debido a la prisa que tenía en irse, no vio el coche que venía y fue atropellado. Así fue como Bara'a observó la muerte de su padre delante de sus propios ojos. La pobre niña descendió del coche y se dirigió a su padre; lo abrazó y lloró profundamente por él. La madre nunca recibió esta noticia tan dolorosa.
5 días después, la madre también falleció.

Bara'a se quedó sola en ese país. Sin familiares, sin conocidos, sin nadie que conozca su familia, dónde vivían ni de dónde venían.

Gracias a Allâh, Bara'a terminó en manos de buenas personas; cuidaron de ella como si se tratase de su propia hija.

Hasta que un día Bara'a empezó a sentir unos dolores y la llevaron al hospital para ver qué tenia. Le hicieron pruebas y le informaron de que padecía la misma enfermedad que su madre; tenía cáncer y además, azúcar. La querida niña sonrió y miró a toda la gente que la observaba y dijo: al hamdou li Allâh (las gracias a Allâh) iré a ver a papá y a mamá.

Cada vez se ponía más enferma y la familia que la cuidaban, decidieron llevarla a Inglaterra para poder atenderla de mejor manera.

Pero eso no cambió nada, seguía empeorando cada vez más; pero aun así, ella no perdía la esperanza y leía el Cor'án y agradecía a Allâh por todo lo que tenía y lo aceptaba.

Primero tuvieron que quitarle las piernas porque si no lo hacían, la enfermedad iría aumentando y empeorando, y le subiría hasta llegar a la cabeza.

Más adelante la tuvieron que operar una parte del celebro y le diagnosticaron una inyección que la dejó durante horas o quizás hasta días en coma.
Tiempo después en un programa de televisión dieron la noticia de que esta niña se había muerto...

INNA LILAHI WA INNA ILAYHI RAJI3UN

Esta niña de 10 años ha hecho llorar a miles de personas con la magnífica voz que le dio Allâh (subhanah wa ta'ala) y con su triste historia. Bara'a nos ha enseñado mucho de la vida, y está mostrando que todavía existe gente que posee la verdadera fe.

Le rogamos a Allâh que la cuide, y que la tenga en Su misericordia.

Là ilaha ila Allâh, wa la hàwla wa la 9uwata il·la bi Lâh.

Podéis escuchar su maravillosa voz en el siguiente vídeo: