miércoles, 24 de junio de 2009

Diez formas

El castigo por un pecado cometido por un creyente se puede eliminar de diez formas:
1) Que se arrepienta ante Al-lah (taubah), de tal forma que Al-lah acepte su arrepentimiento y es como si no hubiera pecado.
2) Que busque el perdón de Al-lah (istigfar) para que Al-lah le perdone.
3) Que realice buenas acciones que eliminen su pecado, ya que las buenas acciones eliminan las malas.
4) Que sus hermanos en la fe recen por él o pidan el perdón de sus pecados durante su vida o tras su muerte.
5) O que estos mismos hermanos pidan a Al-lah que le conceda el perdón, como parte de la recompensa por las buenas acciones que ellos mismos han realizado.
6) Que el Profeta Muhammad (PB) interceda por él.
7) Que Al-lah le someta a determinadas pruebas en este mundo, que expíen sus pecados.
8) Que Al-lah le pruebe en Al Barzaj (la vida intermedia en la tumba que se prolonga desde la muerte hasta el Juicio Final), de forma que sus pecados queden expiados.
9) Que Al-lah le pruebe en las diversas etapas del Día del Juicio, lo que le permitiría expiar sus pecados.
10) Que el más Misericordioso entre los misericordiosos tenga misericordia de él.
Así pues, quien pierda la oportunidad de limpiar su alma de estas diez maneras, no podrá sino culparse a sí mismo.