miércoles, 29 de diciembre de 2010

Hawa( Eva )La Paz sea con Ella




Hawa’ (Eva), la paz sea con ella

Al-lah, Altísimo sea, le ordenó a Adam (Adán), la paz sea con él, que viviera en el Paraíso en compañía de su mujer, encontramos en el Corán (lo que se interpreta en español): {Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos} [Corán, 2: 35], {Dijo [Iblis al apercibirse que había quedado completamente fuera de la misericordia de Al-lah]: Por haberme descarriado acecharé a los hombres para apartarlos de Tu sendero recto. Procuraré seducirles por delante, por detrás, por la derecha y por la izquierda; y verás que la mayoría de ellos no son agradecidos. Dijo [Al-lah]: ¡Sal de aquí maldecido y condenado! Por cierto que llenaré el Infierno con todos aquellos que te sigan. ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos} [Corán, 7: 16-19], y {Y cuando dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblis . Dijimos: ¡Oh, Adán! Éste [Satanás] es un enemigo para ti y para tu esposa; que no os haga expulsar del Paraíso pues serás un desdichado. Por cierto que en el Paraíso no padecerás hambre ni te faltará con que cubrir tu desnudez, ni tampoco sufrirás sed ni calor} [Corán, 20: 116-119]. Las Aleyas anteriormente mencionadas son claras en informarnos que la creación de nuestra madre Hawa’ (Eva), la paz sea con ella, sucedió antes de que nuestro padre Adam (Adán), la paz sea con él, entrara a vivir en el Paraíso, {Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso}, basados en lo que los eruditos de la interpretación del Corán nos informan, como Muhammad Ibn Is-haq, que Al-lah le dé su perdón, quien al mismo tiempo mencionó que Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Ella fue creada de la costilla inferior izquierda de Adam, la cual le fue sacada mientras dormía”, lo cual concuerda con los versículos en los que Al-lah nos Dice (lo que se interpreta en español): {Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Al-lah, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Al-lah os observa} [Corán, 4: 1] y {Él es Quien os creó a partir de un solo ser [Adán], y del cual hizo surgir a su esposa [Eva] para que encontrase en ella sosiego. Y cuando se unió a ella, ésta quedó embarazada y llevó en su vientre una carga liviana con la que podía andar; pero cuando ésta se hizo pesada, ambos invocaron a Al-lah [diciendo]: ¡Oh, Señor nuestro! Si nos agracias con un hijo sano y virtuoso seremos agradecidos} [Corán, 7: 189], además tenemos el Hadiz relatado por Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, en el que menciona que el Profeta Muhammad, sallallahu a’laihi wa sallam, dijo: “Os encomiendo que tengáis en buen cuidado a las mujeres; pues ellas fueron creadas de una costilla y lo más torcido de la costilla es su parte superior. Si queréis enderezarla la romperéis y si la dejáis seguirá torcida; así pues, os encomiendo que cuidéis bien de las mujeres” [Al Bujari y Muslim] Respuestas a quienes presumen que por culpa de nuestra madre Hawa’ (Eva) fuimos desterrados del Paraíso La idea de culpar a la mujer, representada por nuestra madre Hawa’, la paz sea con ella, de ser la causa de nuestra desgracia y sufrimiento al ser desterrados del Paraíso, culpándola de haber seducido a su esposo Adam para que comiera del árbol que les había sido vedado, es un pensamiento, creencia y concepto totalmente ajeno al Islam. La fuente de esta concepción tiene como origen el Génesis, por lo tanto es una creencia propia del Judaísmo y el Cristianismo, misma que llevó a que por siglos se menospreciara a la mujer, algo que jamás sucedió en el Islam. La manera como responderemos a esta falsa acusación será planteando la verdad al respecto por medio de lo que nos expone Al-lah en el Corán, en el cual encontramos: Ambos eran responsables de cumplir la orden de Al-lah de no comer del árbol, Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos} [Corán, 2: 35]