martes, 1 de mayo de 2012

La oración de Gufailah


La oración de gufailah es meritorio leerla entre la oración del magrib (ocaso) y la de la noche cuando se pide ante alguna necesidad a Dios. Se compone de dos raka’ats. En la primera raka’a después de leer Suratul Hamd (Al-Fatihah) se leerá la siguiente aleya coránica:

و ذَا النُّونِ اِذْ ذَهَبَ مُغاضِباً فَظَنَّ اَنْ لَنْ نَقْدِرَ عَلَيْهِ فَنادى فِي الظُّلَماتِ اَنْ لا اِلـهَ اِلاّ اَنْتَ سُبْحانَكَ اِنّي كُنْتُ مِنَ الظّالِمينَ
ua dhâ-n nûni idh dhahaba mugâdiban fadzanna al lan naqdira ‘alaihi, fa nâdâ fi-dz dzulumâti al la ilâha il·lâ anta subhânaka, innî kuntu mina-dz dzâlimîna,
Y acuérdate de Dhun Nún (Jonás), cuando se fue airado, creyendo que no podíamos sobre él, y clamó en las tinieblas: “No hay más divinidad que Tú, ¡glorificado seas! ¡Por cierto que me contaba entre los inicuos!”

فَاسْتَجَبْنا لَهُ وَنَجّيْناهُ مِنَ الْغَمِّ وَكَذلِكَ نُنْجِي الْمُؤْمِنينَ
fa-staÿabna lahu ua naÿÿainâhu mina-l gammi, ua kadhâlika nunÿi-l mu’minîna,
Y le respondimos (la súplica) y le libramos de la angustia. Así salvamos a los creyentes. (Sagrado Corán 21:87-88)
Y en la segunda raka’a, después de leer Surat al-Hamd se leerá esta otra aleya coránica:

وَعِنْدَهُ مِفاتِحُ الْغَيْبِ لا يَعْلَمُها اِلاّ هُوَ وَيَعْلَمُ ما فِي الْبَّرِ وَالْبَحْرِ وَما تَسْقُطُ مِنْ وَرَقَة اِلاّ يَعْلَمُها وَلا حَبَّة في ظُلِماتِ الاَْرْضِ وَلا رَطْب وَلا يابِس اِلاّ فِي كِتاب مُبين
ua ‘indahu mafâtihu-l gaibi lâ ia‘lamuhâ il·lâ hua, ua ia‘lamu mâ fî-l barri ua-l bahri, ua mâ tasqutu mi-w uaraqatin il·lâ ia‘lamuhâ, ua lâ habbatin fî dzulumâti-l ardi, ua la ratbi-w ua lâ iâbisin, il·lâ fî kitâbim mubînin,
El posee las llaves de lo oculto, que nadie más que Él conoce, y sabe lo que hay en la tierra y en el mar, y no cae una hoja que Él no lo sepa, ni un solo grano en lo profundo de la tierra, ni nada verde ni seco que no esté registrado en el Libro lúcido. (Corán 6: 59).

Qunut (súplica) salatil gufailah

اَللّـهُمَّ اِنّي أَسْأَلُكَ بِمَفاتِحِ الْغَْيِبِ الَّتي لا يَعْلَمُها اِلاّ اَنْتَ اَنْ تُصَلِّيَ عَلى مُحَمَّد وَآلِهِ وَاَنْ تَفْعَلَ بي كَذا وَكَذا
al·lâhumma innî as’aluka bi mafâtîhu-l gaibi-l latî lâ ia‘lamuhâ il·lâ anta, an tusal·lia ‘alâ muhammadi-w ua âlihi, ua an taf‘ala bî (kadhâ ua kadhâ)
¡Oh Dios! Te pido por las llaves de lo oculto, que no conoce nadie sino Tu. Bendice a Muhammad y a su familia y has para mi (esto y esto —agregar la súplica—)

اَللّـهُمَّ اَنْتَ وَلِيُّ نِعْمَتي وَالْقادِرُ عَلى طَلِبَتي تَعْلَمُ حاجَتي فَأَسْأَلُكَ بِحَقِّ مُحَمَّد وَآلِهِ عَلَيْهِ وَ عَلَيْهِمُ السَّلامُ لَمّا قَضَيْتَها لي
al·lahumma anta ualîu ni‘matî ua-l qâdiru ‘alâ talibatî ta‘lamu hâÿatî, fa as’aluka bi haqqi muhammadi-w ua âlihi, ‘alaihi ua ‘alaihimu-s salâmu, lammâ qadaitahâ lî,
¡Oh Dios!, Tú eres tutor de mis mercedes y eres Poderoso para otorgar mis necesidades, Tú conoces mi necesidad, pues pido por la realidad de Muhammad y su familia —sobre él y ellos sea la Paz—, satisfácemela.
Se ha narrado que cualquier persona que realiza esta oración y pide su necesidad en ella, le será satisfecha sin duda por Dios.