miércoles, 6 de enero de 2010

Matrimonio con las mujeres de La Gente de la Escritura.


El Islam considera permitido para los hombres musulmanes casarse con mujeres judía o cristianas, pues son Gente de la Escritura (Al Kitabia), gente cuya tradición está basada en una escritura de revelación divina. A pesar de hacerla distorsionado y alterado, ellos profesan una religión de origen divino, por eso el Islam hace ciertas excepciones respecto a ellos. El Corán dice: " Hoy se os permiten las cosas buenas. Se os permite el alimento de quienes han recibido la Escritura, así como también se les permite a ellos vuestro alimento. Y las mujeres creyentes honestas y las honestas del pueblo que, antes que vosotros, había recibido la Escritura, si les dais la dote tomándolas en matrimonio, no como fornicadores o como amantes. Vanas serán las obras de quien rechace la fe y en la otra vida será de los que pierdan." (5:5).

Tal grado de tolerancia es algo característico del Islam y es difícil encontrarla entre otras creencias y naciones. A pesar del hecho de que el Islam critica a la Gente de la Escritura por su incredulidad y error, permite que el musulmán se case con una mujer judía o cristiana que puede - siendo su cónyuge, la señora de su casa, la madre de sus hijos, el origen de su reposo y su compañera de por vida- mantener su propia fe. El Corán nos dice lo siguiente sobre el matrimonio y su espíritu: " Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ellos signos para gente que reflexiona."(30:221)

Sin embargo, aquí debemos hacer una advertencia. En orden de preferencia, una mujer creyente y practicante que ama su religión es preferible a una musulmana de nombre que ha heredado el Islam como un legado de sus padres. El Profeta (B y P) dijo: "Elige a la religiosa y prosperarás"[49]

Es también obvio que una mujer musulmana, sea quien sea, es mas apropiada para un musulmán que una cristiana o una judía, sin importar sus méritos. Si un musulmán tiene la más ligera sospecha de que una esposa no musulmana puede afectar las creencias y comportamiento de sus hijos, se le hace obligatorio actuar según lo dicta la precaución.Si el número de musulmanes en un país es pequeño - si son, por ejemplo, inmigrantes residentes en un país no islámico- los hombres deben ser prohibidos de casarse con mujeres no musulmanas. Ya que las mujeres musulmanas tienen vedado casarse con hombres no musulmanes, su matrimonio con mujeres incrédulas significaría que muchas jóvenes musulmanas quedarían solteras. En vista de lo perjudicial que esto es para la sociedad musulmana, el daño se puede evitar suspendiendo temporalmente la permisión que tratamos en este artículo.

Fuente: www.nurelislam.com