viernes, 27 de enero de 2012

HADICES SOBRE LA PROHIBICIÓN DE REZAR DESPUÉS DE SUBH Y DESPUÉS DE ASR.


Yahya me relató de Malik, de Zayd Ibn Aslam, de Ata Ibn Yasar, de Abdallah asSunabihi, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “Sale el sol, y con él hay un cuerno de  Shaitán, y cuando sube más, el cuerno lo abandona. Más tarde, cuando el sol llega al meridiano, el cuerno se vuelve a unir a él, y cuando el sol declina, el cuerno lo abandona y cuando el sol está a punto de ponerse se vuelve a unir con él.” El Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió la oración en estos momentos del día.

Yahya me relató de Malik, de Hisham Ibn Urwa que su padre dijo que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, solía decir: “Retrasad la oración cuando el borde del sol aparezca, hasta que esté visible completamente, y retrasad la oración cuando el borde del sol esté desapareciendo, hasta que haya desaparecido completamente.”

Yahya me relató de Malik que al-Ala Ibn abd ar-Rahman dijo: “Visitamos a Anas Ibn Malik después de Dhuhr y él, poniéndose en pie, rezó Asr. Cuando terminó la oración le mencionamos el hacer las oraciones en el principio de su tiempo, o él lo mencionó. Y él dijo que había oído al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, decir: “La oración de los hipócritas, la oración de los hipócritas, la oración de hipócritas: se sientan hasta que el sol se vuelve amarillo y está entre los cuernos de Shaitán, o encima del cuerno de Shaitán, y entonces se levantan y despachan con rapidez cuatro rak'as, sin apenas recordar a Allah en ellos en absoluto.”

Yahya me relató de Malik, de Nafi, de Abdallah Ibn Umar, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, dijo: “No debéis intentar rezar ni a la salida del sol ni a la puesta de sol.”

Yahya me relató de Malik, de Muhammad Ibn Yahya Ibn Habban, de al-Aray, de Abu Huraira, que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, prohibió la oración después de Asr hasta que el sol se hubiera puesto, y la oración después de Subh hasta que el sol hubiera salido.

Yahya me relató de Malik, de Abdallah Ibn Dinar, de Abdallah Ibn Umar, que Umar Ibn al-Jattab solía decir: “No intentéis hacer vuestra oración ni a la salida del sol ni a la puesta, porque los cuernos de Shaitán salen con el sol y se ponen cuando éste se pone.” Umar  solía golpear a la gente por ese tipo de oración.

Yahya me relató de Malik, de Ibn Shihab, de as-Sa’ib Ibn Yazid, que él vio a Umar Ibn al-Jattab golpeando a al-Munkadir por rezar después de Asr