viernes, 2 de marzo de 2012

EL “BiSMILAH”


 “Bismil-lahi Rahmani Rahím” es un juramento que Alláh nuestro Señor hizo descender en el encabezado de cada sura con el que jura ante Sus siervos: “¡Siervos míos! Eso que he puesto para vosotros en este sura es verdad, y Yo os daré fiel cumplimiento de todo cuanto en ella os he garantizado: Mi promesa, Mi benevolencia y Mi justicia”.
El bismilah significa: Por la Creación de Alláh y Su manifiesto poder y capacidad que llega hasta donde Él quiere. La expresión:
(بسم الله)
Equivale a decir: Con la ayuda de Alláh, Su aprobación y Su bendición; siendo ésta una enseñanza de Alláh, el Altísimo, a Sus siervos para que recuerden Su nombre en la apertura de la recitación del Corán y en otras ocasiones, como hemos mencionado anteriormente, de manera que el comienzo de los actos se realice con la bendición de Alláh, Poderoso y Majestuoso.
El nombre de: (Alláh) Es el más grande de todos Sus nombres y el que más abarca, hasta decir algunos ulemas que es el nombre más inmenso de Alláh y no se puede nombrar con él a otro que no sea Él; y por eso no admite dual ni plural.
Es un nombre para el Existente, el Verdadero y el que abarca todos los atributos divinos; el descrito por las características de la divinidad; el Único y Solitario en la Existencia Real, no hay dios sino Él, el Único merecedor de ser adorado.

HISTORIA
El bismilah es de lo que Alláh, el Altísimo, ha revelado en nuestro Libro y a esta Umma especialmente, después de Suleimán, sobre él la paz. El bismilah, según las palabras de algunos ulemas, contiene todas las legislaciones porque hace referencia a la esencia y a los atributos.
En un relato de Ash-Shaabí Al-Aamash se transmitió que el Mensajero de Alláh sws solía escribir:
بآسمك الّلهم
(bismika Allahumma): “¡En Tu nombre oh Allah!”
Hasta que se le ordenó escribir:
بسم الله
(bismillah):“¡En el nombre de Allah!”
Y cuando se reveló:
“Di: Llamad a Allah o llamad al Misericordioso”. (El Viaje Nocturno-17:110)
Escribió:
بسم الله الرحمن
(bismilláhi ar-Rahman): “¡En el nombre de Allah el Misericordioso!”
Y cuando se reveló:
 “Es de Suleiman y es en el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo”. (Las Hormigas-27:30)
Escribió el bismilah completo:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”

BENEFICIOS
Dijo Saíd ibn Abu Sakina: “Me ha llegado la noticia de que Alí ibn Abu Talib, Alláh esté complacido de él, miró a un hombre que estaba escribiendo:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”
Y le dijo: ¡Mejórala! Porque un hombre perfeccionó la escritura del bismilah y fue perdonado”. Dijo Saíd: “Conocí otro caso de un hombre que estaba mirando una hoja en la que estaba escrito:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”
La besó, después la puso sobre sus ojos y fue perdonado”. Conforme a este significado está la historia de Bishrin al-Háfi, que cogió del suelo un pergamino en el cuál estaba escrito el nombre de Alláh, lo perfumó y su nombre fue honrado, según mencionó Al-Qushairí.
Relató An-Nasái, que se transmitió de Abu al-Malíh y a su vez del que iba a la grupa de la montura del Mensajero de Alláh sws, que éste dijo: “Si te derriba el animal de la montura no maldigas a shaitán porque se engrandecerá tanto como una casa y dirá: Con mi fuerza lo he hecho yo caer. Por el contrario, di:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”
Porque de esa forma se empequeñece hasta ser como una mosca”.
Se transmitió de Abdullah ibn Masúd que dijo: “Quien quiera que Alláh lo salve de los diecinueve ángeles del Infierno (Az-Zabániya) que diga con cierta frecuencia:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”
Para que Alláh, el Altísimo, le proteja por cada letra del bismilah de cada uno de ellos. Pues, el bismilah tiene diecinueve letras como el número de ángeles del Infierno, de que dice Alláh, el Altísimo:
“Sobre él hay diecinueve (ángeles)”. (El Arropado-74:30)
Y ellos dicen “bismil-lahi ar-Rahman ar-Rahim” en cada uno de sus actos y de ahí les viene su fuerza.
Dijo Ibn Atíya: De igual forma también se precisa la noche del Decreto como la noche del veintisiete [de Ramadán] porque se corresponde con el número de palabras del sura de la Noche del Decreto. O como el número de ángeles que porfían por ver quien es el primero en registrar las siguientes palabras que se digan:
“Rabbaná wa laka al-hamd hamdan kacíran tayyiban mubarakan fihi”.
(Señor nuestro, para Ti es la alabanza abundante, buena y bendita)
Y consta de treinta y tantas letras. Por eso dijo el Profeta sws: “He visto a treinta y tantos ángeles porfiando por ver quien era el primero en escribirlo”.
Dijo el Mensajero de Alláh sws: “Cuando te vayas a dormir cierra tu puerta y menciona el nombre de Alláh diciendo:
(بسم الله)
Apaga tu lamparilla y menciona el nombre de Alláh; tapa tu recipiente y menciona el nombre de Alláh; y ata tu odre de agua y menciona el nombre de Alláh”. Y dijo: “Si alguno de vosotros acudiera a su mujer para tener una relación íntima con ella que diga: Bismil-lah, oh Alláh apártanos a shaitán y apártalo de lo que nos proveas por esta relación. Pues, verdaderamente, si se decreta que nazca un hijo fruto de esa relación entre los dos, shaitán jamás le perjudicaría”.
Se quejó un día Uzmán ibn Abu al-As al Profeta sws de un dolor que tenía en su cuerpo desde que se hizo musulmán, y le dijo el Mensajero de Alláh sws: “Pon tu mano en el lugar que te duela de tu cuerpo y di tres veces:
(بسم الله)
Y a continuación dices siete veces: Aúdhu biizzati Alláhi wa qudratihi min sharri ma ayidu wa uhádhir (Me refugio en la soberanía de Alláh y en Su poder del mal que encuentro y del que me guardo)”
Relató Ibn Maya y At-Tirmidí, que dijo el Profeta sws: “La protección entre los genios y las desnudeces del hijo de Adán es que diga bismil-lah cuando entre en el servicio”.
Relató Daraqutni que dijo Aisha: “El Mensajero de Alláh sws cuando tocaba el agua para hacer la ablución mencionaba el nombre de Alláh, el Altísimo, y a continuación vertía el agua sobre sus manos”.

TIPIFICACIÓN JURÍDICA DEL BISMI AL-LAH EN EL ISLAM:
El bismilah es una áya del Fátiha; según la opinión de Ash-Shafií.
Argumenta Ash-Shafií, según un relato de Daraqutní transmitido por Abu Bakr Al-Hanafí, de Abdelhamid ibn Yaafar, de Nuh ibn Abu Bilal, de Saíd ibn Abu Saíd al-Maqburí, de Abu Huraira que el Profeta sws dijo: “Cuando recitéis:
لله رب العالمين الحمد
Recitad también:
“Bismil-lahi Rahmani Rahím”
Porque es la madre del Corán, la madre del Libro y las siete (ayát) ejemplares. Y el bismilah es una de sus ayát”.
Ha dicho el Profeta de Al-lah Mujammad SwS: “Oh Aba Dhar si salieras por la mañana [y] entonces enseñas una Aya (verso o signo), del Libro de Al-lah es mejor para ti [a] que reces cien raka, y si salieras por la mañana [y] entonces enseñaras un capítulo [o fascículo] de la ciencia la practiquen o no la practiquen, sería mejor para ti [a] que reces mil raka.
Transmitido por Ibn Mayah de Abi Dhar. (Allah este complacido con él).
Esto hermanos y  hermanas debido a las ideas que muchas veces tenemos como musulmanes de que no hacemos algunas tareas físicas o domésticas, labores, deberes que no nos gustan solo porque sentimos que dichas tareas son inferiores y nos rebajan, o por el contrario solo hacemos tareas o trabajos de índole físico o práctico porque pensamos que los deberes o trabajos de tipo intelectual, administrativo o de escritorio, son aburridos, poco interesantes muy difíciles y engorrosos, pues sepan que el Profeta de Allah (SwS), zurcía su ropa, iba  a la guerra, administraba un estado, era esposo, padre, tenía vida espiritual y llego a realizar trabajos de construcción al llegar a Medina.
El hadiz nos habla de aprender el 3ilm o ciencia, y ENSEÑARLO, y después enseñar capítulos o fascículos y la responsabilidad implica PRACTICAR LO QUE SE APRENDE Y ENSEÑA. Ese es el vívido ejemplo de la vida y conducta del Profeta de Allah (SwS) cuya conducta era el Corán. Así que invito a aprender-enseñar y practicar lo aprendido y enseñado sin que importe que el índole de las tareas, deberes o trabajos que precisen realizar la sunna como zurcir, trabajar en casa, ser padre, madre, musulmán, vecino, amigo etc., sean de nuestra preferencia o no, pues el mejor ejemplo es la conducta y enseñanzas del Mensajero de Allah (SwS), compiladas en la sunna que es clarificadora y ejemplo para toda la humanidad, orgullo de los musulmanes y es entonces de amar y aferrarse al Corán y la sunna.