lunes, 26 de marzo de 2012

AT TAHARA La higiene corporal


La semántica árabe de Tahára, determina una limpieza y una depuración física y psíquica. O sea, sanear al cuerpo de toda suciedad y al alma de toda clase de escrúpulo y aprensiones. Por lo tanto, el significado de Tahára en castellano equivale a limpieza, higiene y purificación formal o ritual y desinfección.
Tahára, en la terminología islámica, indica un estado de higiene en el cuerpo, en la vestimenta y en el lugar físico, o sea la ausencia de impurezas (Nayása) en los mismos.
La higiene corporal o purificación formal higiénica (Tahára), es Fard, y se realiza con agua en estado natural.
Algunos juristas descalifican el agua mezclada con sustancias aromáticas, perfumes, esencias de azafrán, té, menta, etc, para su uso en la Ablución (Udú) y en el Baño ritual (Gusul) Tahára Menor y Mayor respectivamente. Fundamentan su decisión en el objetivo de no permitir la extravagancia a la hora de realizar actos cultuales.
Nayása (Impureza)
Es todo agente que vulnere una de las condiciones de la Tahára.
Las Nayasát son: excrementos, orina, secreción uretral, vaginal o uterina, a excepción del semen, así como la saliva de los caninos (perros y similares) y los restos cadavéricos de animales.
Suciedades tolerables
La orina de un bebé, el lodo, el cuerpo de insectos o la sangre de los mismos que puedan salpicar una parte del cuerpo o del vestido, no vulneran la Tahára, aunque es necesario liberarse de ellos por motivos higiénicos.
El calzado se considera Táhir (limpio), si tiene la suela seca y no hay indicios de Nayása, por lo que es permitido dejarlo puesto, mientras se realiza la oración.
Tipos de Tahára corporal
A: Tahára Mayor o Gusul
B: Tahára Menor o Udú
A - Tahára Mayor ó Gusul (baño ritual): Es necesario recurrir a este tipo de Tahára, en los siguientes casos:
a) La eyaculación, a raíz de un acto sexual consumado o no, real o imaginario, en vigilia o en sueños (polución nocturna), voluntaria o involuntaria.
Cualquiera de estos actos conlleva a un estado denominado Yanába, (es un estado que requiere Tahára Mayor) para habilitar al musulmán a tener acceso a cualquier acto cultual (relativo al culto).
b) Estado Menstrual o Puerperal. Durante estos estados, la mujer queda exenta de la realización de la oración y del ayuno, tampoco podrá mantener relaciones maritales (penetración).
Una vez cesados los síntomas mencionados, podrá reanudar su actividad cultual normal, previa realización del Gusul; no debiendo reponer las oraciones obligatorias no realizadas durante la menstruación o el puerperio, no así los días de ayuno obligatorio del mes de Ramadán no realizados. Los mismos deberán ser repuestos una vez finalizada la menstruación y el puerperio.
c) La muerte. La obligatoriedad de este baño es aplicable a todo musulmán fallecido, excepto aquellos que han muerto por la causa de Allah en el campo de batalla.
Incurrir en cualquiera de estas situaciones mencionadas es denominado:
"Suceso Mayor " (Hadaz Akbar) y requiere un Gusul (Tahára Mayor), que consiste en limpiar la zona afectada con agua y jabón, si es que no hay impedimentos, luego se procede al Udú (la Ablución) y por último se hace llegar el agua a toda la superficie corporal, desde el cuero cabelludo hasta los dedos de los pies.
Sumergirse en agua limpia (en el baño, piscina, río o agua de mar) es suficiente para recuperar la Tahára y deshacerse del estado de Hadaz Akbar.
Tanto la ducha como la inmersión en el agua, se denominan Gusul.
B - Tahára Menor o Udú (Ablución): Es la limpieza sistematizada, cuya finalidad es preparar al hombre física y psíquicamente para iniciar su encuentro con Dios, a través de la oración (Salát). Consta de elementos esenciales y componentes indispensables (Furúd) de obligada ejecución y de otros complementarios (Sunan) que el Profeta (sws) realizaba asiduamente. La no realización de algunos o de todos los elementos complementarios (Sunan), no invalidan al mismo, en cambio, la no realización de uno de los elementos esenciales (Furúd), anulan todo el proceso del Udú.
Es necesaria la ablución cada vez que se haya incurrido en un "Suceso Menor" (Hadaz Asgar).
Estos Actos Menores, o Hadaz Asgar son:
Emisión material en cualquiera de los estados de la materia: sólido, líquido o gaseoso, del ano, vagina o de la uretra.
Estado de enajenación mental: pérdida de conocimiento, sueño profundo, embriaguez, estado de coma.
Furúd ul Udú (elementos indispensables del Udú)
La consagración o intención consciente (Níia), es siempre un elemento esencial en cualquier acto cultual.
Furúd ul Udú en orden de ejecución son:
1 - Al Níia. La intención de realizar el Udú.
2 - Lavado de la cara.
3 - Lavado de las manos, antebrazos y codos inclusive.
4 - Pasar las manos mojadas por la cabeza.
5- Pasar las manos mojadas por las orejas.
6- Lavado de los pies, hasta los tobillos inclusive.
7 - Mantener el orden de prioridad mencionado.
Sunan ul Udú (elementos complementarios)
Las Tradiciones Proféticas que son recomendables practicar en el Udú, son las siguientes:
a - Expresar Bismillah (En el nombre de Dios), antes de comenzar con la ablución.
b - Lavado de las manos antes de proceder al lavado de otra parte del cuerpo (Tres veces).
c - Enjuagar la boca. (Tres veces).
d - Lavado nasal. (Tres veces).
e - Comenzar siempre por el lado derecho, siempre que haya simetría.
Es de la Sunna, ejecutar las operaciones de lavado mencionadas en "Furúd ul Udú", tres veces.
Pautas del Udú:
1 - Expresar: Bismillah.
2 - Lavar ambas manos tres veces.
3 - Enjuagar la boca tres veces.
4 - Hacer lavado nasal y sonar tres veces.
5 - Lavar la cara tres veces.
6 - Lavar los antebrazos, codos inclusive, tres veces, comenzando con el derecho.
7 - Pasar las manos mojadas sobre la cabeza, una sola vez.
8 - Pasar las manos mojadas por la parte interna y externa de las orejas, una sola vez.
9 -Lavar los pies hasta los tobillos inclusive, tres veces, comenzando por el derecho.

Nauáqid ul Udú - Invalidantes de la ablución
Como lo hemos mencionado anteriormente, luego de haber realizado el Udú, la persona entra en un estado que le permite realizar las oraciones rituales. Pero, incurrir en algún suceso menor (Hadaz Asgar) ya mencionado en el párrafo de Tahára Menor, invalida el Udú, por lo que habrá que repetirlo nuevamente.
Situaciones que permiten sustituir el lavado de los pies en el Udú.
Llevar puestas botas, calcetines o similares, después de haber realizado el Udú, permite sustituir el lavado de los pies cada vez que se quiera realizar la ablución durante 24 horas. Este período se extiende a tres días en caso de estar de viaje, fuera de la residencia habitual.
Este hecho se llama en Fiqh: Mash ul Juff (pasar la mano mojada sobre el dorso del juff). El Juff es una especie de calcetín o bota de cuero fino, que llega a cubrir el pie hasta unos centímetros por encima de los tobillos, y que se utilizaba en tiempos del Profeta (sws) para protegerse del frío. El Profeta (sws), para facilitar la tarea del Udú a quien llevaba puestos juff, permitía sustituir el lavado de los pies, pasando los dedos mojados de una mano sobre el dorso de ambos pies, comenzando siempre con el derecho.
El Udú queda invalidado cuando se quita el juff, o cuando se produce uno de los invalidantes del Udú.
Casos especiales
- Si se lleva puesto un yeso sobre alguna parte lavable en el Udú, se sustituye el lavado por pasar los dedos mojados sobre el yeso.
- Si se padece de una enfermedad local (dermopatía, herida, forúnculo, etc.) se dispensa la parte afectada del lavado.

¿Cómo se realizan las diferentes Taháras?
- Tahára del suelo. El suelo no será apto para realizar la oración, si no está Táhir (limpio). La ausencia de indicios de Nayása (impurezas), lo habilita para la realización de cualquier acto cultual, pero la presencia de restos de Nayása, obliga a eliminarlos a través del aseo del lugar, antes de celebrar la oración. La limpieza convencional con agua simple o agua y detergente es suficiente para habilitar el suelo y considerarlo Táhir.
La tierra seca del campo y la suela del calzado son siempre Táhir si no hay claras manchas de sustancias impuras.
- Tahára del vestido. Los medios convencionales dedicados al aseo de las prendas son válidos para la Tahára de los mismos, siempre y cuando no haya quedado rastro alguno de las características físicas de la impureza.
Un caso aparte es el semen que puede ensuciar las ropas íntimas. La jurisprudencia tiende a no complicar la vida al sujeto, es suficiente eliminar los restos de semen o la simple fricción del mismo una vez seco, para que el vestido recupere su estado Táhir.
- Tahára Corporal. El medio natural para realizar la Tahára Mayor o Menor es el agua simple, es decir, el agua en estado natural que no haya perdido sus propiedades físicas.
La higiene corporal es algo muy personal, no obstante, para que el musulmán reúna las condiciones higiénicas mínimas aceptadas, nuestra ordenanza "Fiqh" contempla requisitos mínimos en tres casos concretos:
1) Istinyá (higiene íntima).
2) Udú (ablución).
3)Gusul (ducha).
Higiene Intima "Istinyá"
El Islam, enseña al musulmán a mantener una permanente higiene corporal y una perfecta salud. Las ordenanzas islámicas nos indican directivas generales de éstos con los requisitos del culto para no dejar al azar ni el mal comportamiento social, ni la mala apariencia personal. Por tal razón, la higiene corporal ha sido objeto de un estudio detallado por parte de los juristas musulmanes, así pues higienizar las zonas íntimas de la persona (zona anal y orificios urinarios) después de la emisión de heces y orina respectivamente, ha sido objeto de estudios en nuestras ordenanzas.
El objetivo a cumplir es remover y limpiar cualquier rastro de heces u orina en el lugar de salida correspondiente, es decir, remover la Nayása. La forma preferible de hacerlo es limpiar la zona con una combinación de agua y jabón, si no se dispone de estos medios, se puede recurrir a un medio higiénico seco (papel higiénico).
Casos especiales:
a) - El aseo de la orina del bebé (recién nacidos y de la primera infancia, o sea, antes de iniciar la alimentación no láctea). En este caso es suficiente rociar el lugar afectado con un poco de agua.
b) - Para asear los utensilios afectados por la saliva del perro, habrá que utilizar detergente, o un desinfectante, y luego enjuagarlos exhaustivamente con agua. La ordenanza textual dice que estos utensilios deberán ser aseados siete veces, una de las cuales se hace con tierra y el resto con agua. Una lectura analítica del texto (máxima Profética - Hadiz) dentro del marco histórico y de sus limitaciones, nos lleva a la conclusión de que el objetivo de tanta insistencia a la exhaustiva limpieza, es desinfectar el utensilio de los gérmenes que la saliva del canino puede llevar muy fácilmente.
En definitiva, la Tahára del Suceso Mayor (Hadaz Akbar) se realiza mediante el baño o la ducha (Gusul); mientras que la Tahára (purificación) del Suceso Menor (Hadaz Asgar) se realiza mediante la ablución (Udú)
TAIAMMUM (Ablución virtual seca)
En caso de escasez de agua, o de dificultad para utilizarla (caso de frío excesivo, e imposibilidad de medios para calentar agua, enfermedad grave, heridas, etc.) se puede recurrir al Taiammum (Tahára virtual) que habilita al musulmán a reanudar sus actividades cultuales sin perjuicio alguno.
Esto es en forma simbólica y no una limpieza física real, más bien, es una forma de preparar el alma para un encuentro sublime.
Cómo se realiza el Taiammum (Tahára virtual seca)
Hemos estudiado que la escasez de agua, o la dificultad de su uso, condicionan el Tahára. El Taiammum propiamente dicho es una Tahára virtual, equivalente tanto al Gusul (baño) como el Udú (ablución).
Para realizar el Taiammum, se apoyan las palmas y dedos de ambas manos sobre tierra seca o bien sobre cualquier superficie seca que potencialmente contenga polvo, y luego de sacudir las manos o frotarlas entre sí para hacer caer los granos de arena o polvo, se pasan por el rostro y el dorso de ambas manos.
Este hecho simple y simbólico habilita al musulmán para seguir ejerciendo su vida religiosa sin inconveniente alguno.
Esta Tahára virtual queda invalidada en el momento de disponer de agua, por lo que se procederá al Gusul (ducha) en el caso de Hadaz Akbar, o al Udú (ablución) en el de Hadaz Asgar. Por otra parte todo lo que invalida el Udú o el Gusul, invalida también el Taiammum.
Este tipo de Tahára es válida únicamente para la realización de una sola oración obligatoria, no así de las voluntarias. Es decir, que se debe realizar nuevamente cada vez que comience el tiempo de la oración.
La higiene personal (Sunan Al-Fitrah)
1. El Siuák:
El Siuák natural es una madera de Arak u olivo, su uso purifica la boca y complace a Allah.
Uso del cepillo:
El cepillo debe tomarse con la derecha o la izquierda y frotarse con él los dientes y las encías, empezando por el lado derecho de la boca. Algunas veces el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía frotarse los bordes de la lengua con el cepillo.
El veredicto respecto al uso del Siuák
Es Sunnah usar el Siuák en todo momento. Su uso se hace más recomendable luego de realizar la ablución (Udú'), antes de rezar, antes de recitar el Corán y antes de entrar al hogar, al despertarse por la noche para rezar y al tener mal aliento.
Abú Hurairah (Allah se complazca con él) relató que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si no temiese que sea una carga para mi nación -o si no temiese que sea una carga para las personas- hubiera prescrito la obligación de cepillarse los dientes antes de cada oración”.
2. La circuncisión
Consiste en extirpar la piel que recubre la glande para que no acumule orina e impureza.
El veredicto respecto a la circuncisión:
La circuncisión es obligatoria para los hombres.
3. Recortarse el bigote y dejarse la barba:
Ibn ‘Umar (Allah se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Deben diferenciarse de los politeístas, dejen crecer la barba y recorten el bigote”.
4. Rasurarse el vello del pubis, depilarse las axilas, recortarse las uñas y lavarse entre los dedos:
Abú Hurairah (Allah se complazca con él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La buena higiene personal (Fitrah) se basa en cinco hábitos -o cinco hábitos hacen a la buena higiene personal (Fitrah)-: La circuncisión, rasurarse el vello del pubis, depilarse las axilas, cortarse las uñas y recortarse el bigote”.
‘Á'ishah (Allah se complazca con ella) relató que el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Diez son los hábitos que hacen a una buena higiene personal (Fitrah): Recortar el bigote, dejar crecer la barba, usar el cepillo de dientes, lavarse la nariz con agua, cortarse las uñas, lavarse entre los dedos, depilarse las axilas, rasurarse el vello del pubis e higienizarse después de orinar o defecar.” Mus‘ab agregó: Olvidé la décima, a menos que sea enjuagarse la boca con agua”.
Anas Ibn Málik (Allah se complazca con él) dijo: “Se nos estipuló un tiempo para recortarnos el bigote, cortarnos las uñas, depilarnos las axilas y rasurarnos el vello del pubis. No debemos dejar pasar más de cuarenta días sin hacerlo”.
5. Perfumarse con almizcle u otros perfumes
6. Cuidarse el cabello, ungirlo con aceite y peinarlo
Es detestable raparse una parte de la cabeza y dejarse cabello en otra (Qaz‘). Pero si se pretende con ello imitar a los incrédulos, entonces se torna ilícito.
7. Teñirse las canas con henna u otra sustancia
Yábir Ibn ‘Abdullah (Allah se complazca con él) relató: Trajeron a Abú Quháfah el día de la conquista de La Meca, y su cabeza y su barba estaban completamente blancas. Entonces el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Oculten eso con alguna tintura, pero eviten el negro”.

Fuente: http://www.nurelislam.com/tahara.htm