martes, 20 de marzo de 2012

La Paciencia


Dijo el Profeta sws : “La gran recompensa es fruto de grandes agobios. Si Allah ama un pueblo lo agobia con dificultades, quien se complazca con Su decreto tendrá la complacencia de Allah y quien se indigne tendrá la ira de Allah(swt).[1]
Este Hadîz es utilizado como prueba por quienes afirman que la recompensa por las aflicciones es el perdón de los pecados. Ibn Al Qaîîm consideraba que ésta era su única recompensa, a menos que, a causa de las aflicciones, la persona incrementara sus actos de devoción como la paciencia, la complacencia, el arrepentimiento, el remordimiento. Según ésto, el significado del Hadîz sería: “La gran recompensa es el fruto de los grandes agobios, si se soportan pacientemente”
Las palabras del Profeta(sws) : “Si Allah ama a un pueblo, lo agobia con dificultades” son explicadas más detalladamente en el siguiente Hadîz: “Le fue preguntado al Mensajero de Allah(sws) : ¿Quiénes son los que reciben pruebas más difíciles? Dijo: “Los profetas, luego los más ejemplares, luego los más ejemplares. Las personas son probadas de acuerdo a la fortaleza de su religión (din). Si su religión es firme, sus pruebas serán fortísimas. Si su religión es frágil, sus pruebas serán según su religión. Las aflicciones abandonan al siervo una vez purificado de sus faltas”[2]. 
Este Hadîz aporta una prueba muy importante sobre el monoteísmo (taûhîd), porque al conocer que los profetas y los piadosos son probados, y que tal prueba representa para ellos misericordia y bendición, y siendo que sólo Allah  puede salvarlos de ellas, concluimos que profetas y piadosos no poseen sobre sí mismos el poder de beneficiar o perjudicar, y por lo tanto tampoco pueden causarlo a terceros. En consecuencia descubrimos el desvío que representa dirigirse a ellos en ruegos y anhelos, esperando que solucionen nuestros problemas y dificultades.
“Quien se complazca con Su decreto tendrá la complacencia  de Allah”. La complacencia (Ar ridâ) es un atributo de Allah  que ha sido mencionado en el Corán, como en la Aleya (Éstos recibirán la recompensa de su Señor en los Jardines del Edén, por donde corren los ríos, y en los que estarán eternamente. Allah se complacerá con ellos [por sus obras] y ellos lo estarán con Él [por Su recompensa].) (98:8). Cuando Allah  se complace de Su siervo, le sucede todo lo bueno, salvándose de todo perjuicio. En cuanto a la complacencia del siervo, ésta es abandonar todos sus asuntos a Allah, creyendo que no vendrá de Él sino lo bueno, anhelando su recompensa y favor. Quien a ésto acceda, encontrará tranquilidad y apertura en su corazón, amor por Allah  y confianza en Él. Dijo Ibn Mas’ûd : “Allah  en su infinita y divina justicia, depositó la esperanza y la alegría en la certeza y la complacencia, y depositó la preocupación y la tristeza en la indignación y la ira”[3].
En cuanto a “quien se indigne tendrá la ira” de Allah, lo que es suficiente castigo. El sabio Ibn ‘Aqil basándose en estas palabras consideró que la complacencia es obligatoria, pero Al Qâdî, Ibn Taîmîah eIbn Al Qaîîm optaron por la recomendación.
Dijo Sheîj Al Islam Ibn Taîmîah: “En cuanto a la narración: “Quien no tenga paciencia con Mis pruebas y aflicciones y se complazca con ellas, que busque otro Señor.” Estas palabras corresponden a un relato judío (israilîât) y no son palabras del Mensajero de Allah(sws). Superior a la complacencia (ar ridâ) es agradecer a Allah  cualquier calamidad y aflicción”. Y Allah  sabe más.
[1] Transmitido por Tirmîdhî (2396), quien lo consideró aceptable (Hasan)
[2] Transmitido por Tirmîdhî (2398) e Ibn Mâyah (4023)
[3] Transmitido por Al Baîhaqî (2/350)