domingo, 5 de junio de 2016

Preparar Ramadán con fuerza

Ramadán es uno de los meses más benditos y agradables del año. Pero para los hermanos y hermanas musulmanes, también puede ser un mes de presión, exigencias adicionales, y de ansiedad. Muchas hermanas han añadido presión para la preparación del Iftar, el cuidado de los niños, a encontrar tiempo para leer el Corán y realizar actos nawafil. Por supuesto, el estrés puede acumularse de manera temprana y comenzar a prepararse para el Ramadán con estos 10 consejos útiles y asegura un Ramadán pacífico y sereno.

1. Lee o escucha historias inspiradoras del Corán

El Corán tiene historias de mujeres justas que tenían dificultades, pero se mantuvieron pacientes y recibieron de Allah (Subhanahu Wa’Tala) recompensa como resultado. Maryam, la madre de Isa (la paz sea con él) fue acusada de actos inmorales: ella fue bendecida con un hijo virtuoso que se convirtió en un profeta noble. Asiya, la esposa del faraón, fue torturada brutalmente por su marido: Allah (Subhanahu Wa’Tala) le informó de su lugar en el Paraíso. La madre de Musa (la paz sea con él) dio a su hijo durante un período de tiempo: Allah (Subhanahu Wa’Tala) se lo devolvió y lo bendijo para convertirse en un justo profeta. A través de la paciencia, Allah (Subhanahu Wa’Tala) bendijo a estas mujeres con algo mejor de lo que estaban sufriendo.

Historias como éstas se encuentran en el Corán no son sólo para nuestro placer de la lectura. Son palabras de la inspiración que nos ayudan a través de nuestros retos más difíciles de la vida. Como preparación para el Ramadán, reserva 15 minutos todos los días para leer o escuchar una historia de estas mujeres increíbles; cuando el momento de tensión del Ramadán se acerque, tu mente se establecerá con una perspectiva positiva para que puedas hacer frente a las ocupaciones diarias con valor y paciencia aprendiendo de estos modelos a seguir.

2. Haz súplica extra y memorizarlas

Recuerda pedir a Allah (Subhanahu Wa’Tala) para que resuelva tus problemas y alivie tu estrés. Él es el que tiene el control de todo. En la Sura de la Discusión (58), Allah permite a una de las compañeras del profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) saber que Él escucha y sabe de sus quejas, y Él responde a sus preocupaciones e inquietudes.

Allah ha escuchado las palabras de la que recurrió a ti para defenderse de su esposo y en su queja suplicaba a Allah; y Allah escuchaba vuestra discusión. Realmente Allah es Quien oye y Quien ve. (Sura de la discusión: 1)

Debemos recordar que Allah (Subhanahu Wa’Tala) puede hacer fácil lo difícil. Así que recita du’a con más frecuencia para prepararte para este mes, y mientras estás en ello, trata de memorizarlas también.

Según el hadiz, el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) prescribió la siguiente suplica para el estrés: “Señor, no hay facilidad sino lo que has hecho fácil, y tu facilitas lo difícil si así lo deseas”.

Allah (Subhanahu Wa’Tala) quiere que busques Su ayuda, así que pídele a menudo por su ayuda, especialmente para ayudarte a hacer frente a las próximas tensiones del Ramadán.

3. Trabaja en ser más paciente

Haz un esfuerzo especial para trabajar este Ramadán para ser más paciente. Cuando tratemos de ser pacientes, in sha Allah, Allah hará que sea más fácil para nosotros para poder continuar.

El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “… y el que permanece paciente, Allah le hará paciente…” [Bujari]. Debemos utilizar las dificultades de este mes bendito como una oportunidad para construir nuestra paciencia.

Aquí hay una suplica del Corán que podemos hacer pidiendo a Allah que nos ayude a ser más pacientes:

“…¡Señor nuestro! Derrama sobre nosotros paciencia y llévanos a Ti, estándote sometidos.” (Sura Al-A’raf: 126)

Por desgracia, la paciencia no es siempre un rasgo de carácter natural. Este mes, haz una nota rápida en una aplicación (por ejemplo, las notas en el iPhone) o en un bloc de notas, de las situaciones en las que no hayas ejercido la paciencia o situaciones que podrías haber manejado mejor. Tener nuestras debilidades explicadas para nosotros mismos es una forma efectiva para que practiquemos activamente la paciencia en momentos de debilidad.

4. Aprecia el estomago vacío

Sin duda, tener hambre nos puede hacer tener peor humor y irritarnos con facilidad, pero tener el estómago vacío puede también, en algunos aspectos, hacernos más tranquilos y suaves. El hambre nos frena y nos hace menos mundanos. La gente es más contemplativo durante el ayuno. A pesar de que la falta de alimentación nos puede hacer irritables, también estamos con menos energía y nos volvemos más comedidos. Debemos aprovechar este aspecto único de ayuno durante nuestros momentos difíciles, y los lunes y/o jueves hasta que Ramadán comience, para prepararnos para las dificultades físicas de este mes bendito.

5. Pasa mas tiempo con tus hijos

Una de las mayores tensiones de las madres es el mal comportamiento de los hijos. Una de las maneras más eficaces de controlar la mala conducta es por ser proactivo y pasar tiempo de calidad con nuestros hijos. Durante los primeros días de Ramadán, a menudo nos preguntamos qué hacer con el tiempo extra que tenemos de no comer. Algunos de estos ratos extra puede ser gastado jugando con nuestros hijos.

Podemos leerles historias islámicas o incluso contarles alguna que nos sepamos de memoria. ¿Qué tal jugar a Scrabble o algún otro juego entretenido? O, mejor aún, podemos buscar en Internet las tiendas que venden juegos islámicos de niños para que así jueguen divertidos y entretenidos además de aprender acerca de nuestra religión. ¿O qué tal el trabajo conjunto con los niños para diseñar carteles de Ramadán para colocar en toda la casa? Busca en Internet juegos creativos y divertidos que no cuesten nada, como juegos de adivinanzas, etc. Cambia el estrés de la frustración a la diversión.

6. Hacer manualidades o pasatiempos

Una de las mejores maneras para que nos sintamos bien con nosotros mismos es llegar a ser creativos. La creación de cosas útiles que hemos producido a partir de un trabajo duro nos hace sentir valiosos. Podemos trabajar en un edredón o hacer un ramo con flores procedentes de fuera de nuestra casa. Incluso podemos tejer una cúfica o tejer un chal para el Eid. Estas son cosas que pueden distraer nuestra mente de sentimientos irritados, nos hace sentir más tranquilos y es una gran manera de involucrar a los niños.

7. Ayudar a los demás

Se está volviendo cada vez más evidente para los psicólogos y los que trabajan con personas que tienen depresión, que una de las mejores maneras para que las personas se sientan mejor es ayudar a otros menos favorecidos que ellos mismos. Las mujeres generalmente tienen la tarea de cocinar y es fácil hacer una pequeña parte extra para dar a un vecino de edad avanzada. Pasa por su casa y ayudar a limpiarle la casa, comprale para ellos o cumple con alguna otra necesidad que puedan tener. Si conoces a una familia que no está tan bien economicamente, prepara una deliciosa comida y envíasela para que puedan disfrutar. La lista de obras de caridad es infinita y por lo general no toma mucho tiempo para hacer una o dos veces a la semana. Si inicias ahora estas acciones, se convertirán en una costumbre para el momento en que llegue Ramadán y se multiplicará tu recompensa!

8. Recuerda que este mes será un mes especial y fugaz

Sólo estará aquí durante 29 o 30 días. Darse cuenta de que es una bendición enorme que tiene que aumentar tus buenas acciones, estar más cerca de Allah (Subhanahu Wa’Tala), y es de esperar alcanzar un lugar en el paraíso. La idea de entrar en el paraíso algún día con un sinfín de placeres sólo aumentará tu alegría y así no tener tensiones o dificultades, es probable que sea un alivio para conseguir tener mas paciencia y fuerza durante los momentos más difíciles de Ramadán. Os deseo a todos un Ramadán tranquilo y sereno!



Fuente:

Texto original: http://productivemuslim.com/the-ultimate-guide-to-prepare-for-ramadan-stress/


Traducido por: https://musulmanproductivo.wordpress.com