martes, 7 de junio de 2016

¿El ayuno perjudica a tu productividad? (Parte 1)

 Sé que esperas que te diga que no, en absoluto. Pero la verdad es que sí lo hace. No podemos negar que si por ayuno queremos decir únicamente a abstenernos de comer o beber, tu tasa de producción y tu rendimiento disminuirá en todos los aspectos de tu vida. Es probable que trates de hacer lo menos posible, dormir todo lo que puedas y mantener tu mente fuera de los alimentos por cualquier medio; incluso si esto consiste en jugar a juegos, escuchar música o entretenerte con la charla ociosa.

“¿Cuántos no conseguís nada de ello, solo hambre y sed?”

Este pregunta debe tomarse como una advertencia. Muchos musulmanes están ayunando sin ningún beneficio para ellos mismos, sin experimentar ninguna elevación espiritual, ni el poder dejar el pecado y acercarse a Allah, el Exaltado. ¡SubhanAllah! El ayuno se convierte en una cuestión de saltarse comidas, y en el Iftar compensarlo como si fuese una fiesta.

Sin embargo, si estás practicando un ayuno verdaderamente islámico, entonces es una experiencia completamente diferente. Ramadán es el mes en el que la recompensa por las buenas acciones no tienen límites, el mes en el que disciplinarnos y así aumentar nuestra productividad!

Los impulsores de la Productividad y los venenos de la Productividad

¿Cuáles son tus impulsores de la productividad?

Intenciones sinceras, planes claros y un sentido de propósito y responsabilidad, tener un enfoque sostenido, alta motivación y una actitud positiva ayudan a alcanzar tus objetivos.

¿Cuáles son los venenos de tu productividad?

La baja productividad incluye la dilación, correos electrónicos y la gestión de correo no deseado, tediosas tareas de oficina, negatividad, objetivos poco claros, y las interrupciones.

Si se analizan estos elementos te darás cuenta de que no tienen nada que ver con la ingesta de alimentos o los niveles de energía física!

El propósito de este artículo, en parte, es detallar los numerosos beneficios del ayuno para la salud, pero queremos hacer hincapié en que existe tal correlación entre el ayuno y la productividad. El ayuno puede ser la solución perfecta para superar tu baja productividad.

5 Factores importantes sobre cómo el ayuno mejora tu productividad

1. Eres más consciente de tus patrones de comportamiento y pensamientos.

En los tres primeros días, en particular, te darás cuenta de cómo nuestras mentes se ponen en modo “automático”. La mayoría de las veces en realidad no prestas atención a todo lo que hacemos. Recordaar que estamos ayunando nos hace más conscientes de Allah, y conscientes de nuestras acciones y pensamientos. Esta “conciencia” que experimentamos durante el ayuno nos permite eliminar cualquier comportamiento improductivo que es posible que desees realizar.

2. Romper hábitos es más fácil

Muchos musulmanes dejan de fumar durante este mes, por ejemplo. Los hábitos improductivos no son más que las acciones hechas con tanta frecuencia que se convierten en parte de nuestra vida. Cuando nos abstenemos de una necesidad tan básica e innata, tales como comer y beber, nos damos cuenta que también tenemos la posibilidad de detener esos hábitos desagradables. Somos testigos de la verdadera fuerza de la mente y del corazón durante Ramadán y recuerda que somos capaces y estamos obligados a hacer más el bien y menos el mal. ¿Qué malos hábitos estás dispuesto a dejar?

3. El ayuno reduce la pérdida de tiempo comunes como el café o el tabaco

Si se piensa en ello, pasamos mucho tiempo preparando comidas, y después de comer, lavar los platos, y así sucesivamente. El simple hecho de que no estás interrumpiendo tu trabajo ayudará a mantener el rumbo y terminar más pronto, y te dará más tiempo libre. El término medio que nos lleva es de 15 a 30 minutos para recuperar el mismo nivel de concentración que teníamos antes de la interrupción y, a veces sentimos que hemos perdido el “el estado de ánimo” para completar la actividad.

4. El ayuno mejora la concentración

Uno de los más bellos efectos que el ayuno tiene es la canalización de tus energías en proyectos productivos. Se aprende a decir “NO” a nuestros impulsos, mejorando así el control de la mente sobre el cuerpo. Cuando nos disciplinamos, por un período determinado, estamos restableciendo el control sobre nuestros nafs y nuestras extremidades. Empezamos a romper las barreras mentales que nos mantuvieron a raya en el pasado.

5. El ayuno permite a tu cuerpo iniciar el proceso de curación y regeneración

Si sufres de problemas de salud, el ayuno se recomienda a menudo para poner tu cuerpo en el entorno adecuado para iniciar la curación. Cuando piensas en volver a un momento en el que estabas enfermo, también puedes recordar tu falta de apetito. Esto es necesario para que tu cuerpo se aproveche de toda la energía en el proceso curativo. Además, es probable que te sientas más joven y más sano (otro gran impulsor de productividad).

Si no está convencido todavía de que el ayuno realmente aumenta tu productividad, o quieres descubrir más formas en las que el ayuno puede beneficiar a tu eficiencia y productividad te invitamos a leer la segunda parte. Mientras tanto, cuéntanos cómo Ramadán puede aumentar tu productividad.

Fuente:


Traducido por: https://musulmanproductivo.wordpress.com