viernes, 10 de junio de 2016

¿El ayuno perjudica a tu productividad? (Parte 2)

La primera parte de “¿El ayuno perjudica a tu productividad?” puso de relieve la diferencia entre la mera abstinencia de comer y un auténtico ayuno islámico. También hemos argumentado que éste, lejos de causarnos un bajo rendimiento, es la mejor manera de derrotar al ayuno improductivo.

En este artículo ilustraremos cómo el ayuno puede usarse como una poderosa técnica para ser productivos. Cuando estás en ayunas:

1. Descubres un sentido de propósito, unidad y logro

De esta manera será menos probable de que pospongas las cosas, sino que desearás completar el trabajo con insistencia. Se gana una conciencia que Allah (Subhanahu Wa’Tala) te está mirando y así deseas completar las tareas con Ihsan (excelencia).

2. Trabajas de manera más eficiente en tu trabajo

Tendrás que usar todos los momentos de ayuno de manera productiva y por lo tanto vas a tratar de completar tus tareas tan pronto como sea posible. Imagínate el efecto que esto tendrá en los demás en el lugar de trabajo. Generalmente, puedes hacer esto mediante el gasto de menos tiempo en los sitios de descanso, etc.

3. Desarrollas la empatía, la amabilidad y la compasión.

Ten cuidado de tus pensamientos y tu habla, sé amable si tienes que criticar algo, y asume de la mejor manera posible si estás siendo criticado. La tensión creada a partir de los malos sentimientos puede agotar nuestra energía, y discutiendo sin duda resta valor a nuestro ayuno. Si te sientes agotado, evalúa si tus energías mentales están siendo drenadas por la alimentación de la negatividad, del odio o de pensamientos vengativos.

El Profeta Muhammad dijo:

“La persona que observa el ayuno no debe comportarse de manera obtusa e imprudentemente, y si alguien se pelea con él o abusa de él, debe decirse dos veces, “estoy ayunando”. (Parte de un largo hadiz en Sahih Bukhari)

4. Tienes energía para alcanzar la piedad

El sistema digestivo se estima que utiliza más del 50% de nuestras energías para completar sus procesos. Cuando ayunamos, esta energía puede ser dirigida a los actos de culto y proyectos productivos. Por otra parte, se observa que las personas que están en ayunas, requieren menos tiempo para conciliar el sueño, son capaces de dormir más profundamente y requieren una cantidad menor de horas para sentirse completamente descansados.

Cuando ayunes, ¿no sientes una sensación general de ligereza y estás más alerta, y al mismo tiempo no tienes la energía para cometer pecados (como miradas ilegales, murmurar, etc.)? Subhanallah! Los eruditos musulmanes son de la opinión de que, el exceso de sueño y el exceso de alimentos adormecen la mente y el cuerpo. Una mente aguda es un gran activo para alcanzar la justicia y la productividad!

5. Desarrollas la sinceridad

El ayuno está destinado a ser una purificación espiritual. A desarrollar un sentido de humildad como sumisión a Allah (Subhanahu Wa’Tala). Recuerda a Allah, y no romperás tu ayuno (como la mentira, la calumnia, la pérdida de tiempo, etc.). El ayuno ayuda a centrar nuestra mente y corazón para vivir por Su causa.

En conclusión, el ayuno es un signo de sumisión a Allah (Subhanahu Wa’Tala); la sabiduría y beneficios del ayuno abarcan nuestra vida cotidiana. Cuando realmente ayunamos, nos abstendremos de cada uno de nuestros sentidos de cometer pecados, así el aumento de la conciencia de Allah durante este mes aumenta. Tomamos el control de nuestros nafs y entrenamos para ser esclavos más productivos y justos de Allah (Subhanahu Wa’Tala).

Por último, si por alguna razón encuentras que estás experimentando dificultades en el ayuno, recuerda el poder de la dua’a: suplica a Allah (glorificado y exaltado sea) para que sostenga y bendiga tus esfuerzos con sinceridad. Como siempre, cualquier dificultad que hayas sufrido por el bien de Allah (glorificado y exaltado sea) será recompensada in sha Allah.

Fuente:


Traducido por: https://musulmanproductivo.wordpress.com