jueves, 3 de noviembre de 2011

El Dia del Juicio (Yaum al Qiamah‏‏)




Creer en el Dia del Juicio (Yaum al Qiamah‏‏)

El Día de la Resurrección en la que gente será recompensada o castigada. Una vez realizado el Juicio Final, los del Paraíso habitarán sus moradas y lo harán, también, los del infierno.
Esto es de la sabiduría divina, que haya un día en que Allah juzgará a la gente es la finalidad de la vida.
Allah dijo:
“Acaso creísteis que os hemos creado por el mero hecho de hacerlo y que no seréis retornados”. (Los creyentes: 115)


Creer en el Día Final implica tres cosas:


1) Creer en la Resurrección. Es la resurrección de los muertos, cuando se sople en el Cuerno por segunda vez y la gente será resucitada ante el Señor de los mundos descalza, desnuda e incircuncisa.
Al respecto Allah dijo:
“Igual que comenzamos por vez primera la creación, la repetiremos; es una promesa a la que Nos comprometemos. Es cierto que hacemos las cosas".(21: 104)
No hay duda alguna sobre la Resurrección, pues es acreditada tanto en el Corán como la Sunnah.
Allah dijo:
“Luego, después de esto, tendréis que morir. Después, el Día del Levantamiento, seréis devueltos a la vida”.
El Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
“La gente será resucitada el Día Final descalza e incircuncisa”.


2) Creer en que se nos pedirá las Cuentas y seremos recompensados o castigados. Cada uno será juzgado por lo que ha hecho. Tanto el Corán como la Sunnah hablaron de este tema.
Allâh dijo:
“Quien se presente con buenas acciones tendrá diez como ellas, pero quien se presente con malas acciones, no recibirá más pago que lo que trajo, sin que se le haga injusticia”. Y dijo:
“Realmente han de volver a Nosotros. Y a Nosotros nos corresponde pedir cuentas”. Y dijo:
“Y pondremos las balanzas justas para el Día del Levantamiento y nadie sufrirá injusticia en nada. Y aunque sea el peso de un grano de mostaza, lo tendremos en cuenta; Nosotros bastamos para contar".
Ibn Omar (Que Allah esté complacido con él) dijo que el Profeta (S.A.W) dijo:
“Allah hace que su siervo se acerque hacia Él, lo protege y le dirá: ¿Te acuerdas del pecado tal que cometiste? Dirá: sí. Allah le seguirá recordándole sus pecados y el siervo de Allah contestará que sí. Una vez reconociendo todos sus pecados, Allah le dirá: Yo no te he escandalizado en la vida mundana y hoy te los perdonaré. Recibirá—el siervo de Allah—el libro de sus HASANAT—buenas acciones. En cuanto a los incrédulos e hipócritas, serán llamados en presencia de todo el mundo: Son los que desmintieron a Su Señor, que la maldición de Allah caiga sobre los injustos”.


3) Creer en el Paraíso y en el Infierno y que son las moradas eternas para la gente. El Paraíso es la dicha que Allah tiene preparada para los creyentes, los que cuidan Sus mandamientos, obedecieron a Allah y a Su Mensajero con sinceridad. El Paraíso posee lo que ningún ojo pudo ver, ningún oído pudo escuchar ni ningún corazón pudo imaginar. Allah dijo:
“Para los que creen y llevan a cabo las acciones de bien, son lo mejor de todas las criaturas. La recompensa que junto a Su Señor les espera, son los Jardines del Edén por cuyo suelo corren los ríos. En ellos serán inmortales para siempre. Allah estará satisfecho de ellos y ellos lo estarán de Él. Eso es para quien tema a su Señor”.
El infierno es la morada del castigo que es preparado para los incrédulos e injustos. Aquellos que no creyeron en Allah y desmintieron a sus enviados. El infierno tiene lo que uno no puede imaginar en clases de castigo.
Allah dijo:
“Temed el fuego infernal que es para los incrédulos”.
Y dijo:“Di: La verdad procede de mi Señor; así pues el que quiera creer, que crea; y el que quiera negarse a creer , que no crea. Verdaderamente hemos preparado para los injustos un fuego cuya muralla los cercará; y si piden auxilio serán socorridos con un agua como la pez que les quemará la cara. ¡Qué mala bebida y qué mal reposo!”.


Argumentos de la resurrección de los muertos:


Algunos niegan la resurrección de los muertos creyendo que es imposible y la verdad esto no es cierto porque la legislación islámica, la mente y lo que percibimos dan testimonio de la veracidad del tema en cuestión.
En cuanto a la legislación islámica, Allah dijo:
“Los que se niegan a creer pretenden que no van a ser devueltos a la vida. Di: Por el contrario. ¡Por tu Señor! Que seréis levantados y luego se os hará saber lo que hicisteis. Eso es simple para Allah”. Todos los Libros sagrados dieron testimonio de ello. En relación con nuestra percepción, vemos que Allah mostró a sus siervos la vuelta a la vida de los muertos. El sura la vaca tenemos cinco ejemplos:
1) La historia del asesinato de un hombre de los hijos de Israel. Allah ordenó a la gente sacrificar a una vaca y que golpearan al muerto de una parte de la misma vaca, para que así se reviviera y les contara de la persona que lo había asesinado. El Corán dice: “Dijimos: Tocadle con un miembro de ella—la vaca—Así es como Allah hace vivir a los muertos”.
2) La historia de Abraham cuando pidió de Allah que le hiciese ver cómo se resucita a los muertos. El Corán narra esta historia del modo siguiente:
“Cuando Abraham dijo: ¡Señor mío!, Déjame ver cómo resucitas lo que está muerto. Dijo: ¿Acaso no crees? Dijo: Por supuesto que sí, pero es para que mi corazón se tranquilice. Dijo: Toma, entonces, cuatro pájaros distintos, córtalos en pedazos y, a continuación, pon un pedazo en cada monte y luego llámalos. Vendrán a ti en el acto.”
3) No podemos dejar de lado los milagros hechos por Allah a manos de Jesús (La paz sea con él) en lo relacionado con la resurrección de los muertos y la salida de los mismos de sus tumbas.
4) A nivel lógico, tenemos dos aspectos que dan fe de nuestro planteamiento:
Allah ¡Altísimo sea!, creó a los cielos y la tierra y lo que en ambos sin modelo anterior. No es cosa difícil para El volver a hacerlo. Él dijo:
“El es Quien crea al principio y luego vuelve a crear; y esto es aún más fácil para El"
5)La tierra se ve árida, seca y sin nada de raíces verdes, pero una vez que las lluvias caen, surgen de la misma tierra plantas verdes, vivas y toda clase de espléndidas especies. Allah Quien es capaz de dar vida a la tierra es, de igual manera, capaz de revivir a los muertos.
Allah dijo:
“Y entre Sus signos está cuando ves la tierra humillada y entonces hacemos que caiga agua sobre ella, con la que se estremece se hincha; realmente Aquel que le da vida es Quien dará vida a los muertos: es verdad que El tiene poder sobre todas las cosas”.(41: 39)


Está relacionado con la creencia en el Día Final, creer también en todo lo que vendrá después de la muerte, como por ejemplo:
- Conflicto de la tumba. (Son las preguntas que se realizan al muerto, una vez enterrado sobre su Dios, su religión y su profeta). Allah afirmará a los que creyeron y dirán: Dios es Allah, la religión es el Islam y el profeta es Muhammad. Los que no creyeron dirán: Ah…. Ah… no sabemos. El hipócrita dirá: No sé, he oído la gente hablar de algo e hice como ellos.
- El castigo y la dicha dentro de la tumba. El castigo será para los injustos de entre los hipócritas e incrédulos.
Allah dijo: “Si vieras cuando los injustos estén el la agonía de la muerte y los ángeles tiendan la mano: ¡Expulsad vuestras almas! Hoy se os pagará con el castigo del envilecimiento, por lo que decíais sobre Allah sin ser verdad y porque os llenasteis de soberbia ante Sus signos”. Y dijo a cerca de los del Faraón: “El fuego, al que serán expuestos mañana y tarde. Y el día que llegue la Hora: Haced que la gente del Faraón entre en el más duro de los castigos”.
De acuerdo con el Sahih de Muslim, Zaid Ibn Zabit dijo que el Profeta (S.A.W.) dijo: “Si no fuera por atemorizaros y por ello no habríais de enterrar a vuestros muertos, yo rogaría a Allah para que os haga escuchar el castigo de los de las tumbas, que yo escucho. Luego volvió su rostro y dijo: Pedid refugio en Allah del castigo del fuego infernal. La gente lo hizo. Una vez más, el profeta dijo: Pedid refugio en Allah del castigo de la tumba”.
La felicidad y la dicha, dentro de las tumbas, son propias de los verdaderos creyentes. Allah los ha anunciado a cerca de esto, dijo:“Realmente los que hayan dicho: Mi Señor es Allah y hayan sido rectos, los ángeles descenderán a ellos: No temáis ni os entristezcáis y alegraos con la buena nueva del Jardín que se os había prometido”.(41:30)
Albaraa Ibn Azib dijo que el Profeta (S.A.W.) dijo sobre el creyente que responde bien a los ángeles en su tumba: “Se escucha un llamado desde el cielo que dice que mi siervo ha dicho la verdad, que su lecho sea del Paraíso, que se vista de él y que le abran una puerta para poder verlo. Dijo: Le llegará el aroma del Paraíso y olerá sus fragancias y su tumba se ensanchará enormemente”. (Transmitido por: Ahmad y Abu Dauud)

Argumentos que testifican el castigo y la dicha dentro de la tumba.


Algunos niegan el tema relacionado con el castigo y la dicha en la tumba diciendo que es imposible, pues si abriéramos la tumba tras el entierro de alguien la encontraríamos tal cual sin ensancharse ni estrecharse. Este argumento es falso, tanto desde el punto de vista religioso como el racional.

En relación con la religión ya hemos adelantado las aleyas del Corán y la Sunnah que hablan del tema. Por ello no hemos de detallar nuevamente.

Respeto a lo visible o aparente, vemos que el dormido sueña que se encuentra en un lugar amplio y bello en el cual él disfruta o que se encuentra en un lugar inhóspito y estrecho en el cual sufre y a veces se despierta a consecuencia del sueño. Pese a ello, él nunca abandonó su lecho, tampoco su habitación.
Estar dormido es como estar muerto. Por eso, Allah denominó a quien se encuentra dormido como “muerto”. El Corán dice:

“Allah se lleva las almas cuando les llega la muerte y se lleva las que aún no han muerto durante el sueño, para luego retener a aquéllas cuya muerte decretó y devolver a las demás hasta que cumplan un plazo fijado”. (39: 42)
En cuanto a lo racional, decimos que el dormido sueña con asuntos verídicos y tal cual como se encuentran en la realidad. Todo esto sin haber abandonado su lecho. Si esto es algo normal en la vida terrenal, ¿Por qué no puede serlo en asuntos de la Otra Vida?

Además hay otros temas relacionados con nuestra creencia en lo desconocido como este tema—la vida dentro de la tumba-- si todo el mundo lograra percibirlo y someterlo siempre a parámetros mundanos, entonces, no habría ninguna diferencia entre el creyente y el incrédulo. Esto significa que los creyentes creen en lo desconocido pese a no poder entenderlo.
Es menester señalar que el asunto del castigo o dicha dentro de la tumba es percibido por el muerto mismo y nosotros no tenemos acceso a ello. Es como el que está dormido y sueña.
No todo es escuchado por la gente, el caso del Profeta (S.A.W.) es uno de los mucho. Estando con sus compañeros recibía la revelación divina y ellos no veían ni escuchaban nada.
La percepción de la gente es limitada y es imposible percibirlo todo. Los siete cielos, la tierra y lo que hay en ellos y todo existente alaba y glorifica a Allah. A veces, Allah hace escuchar a los que El quiere dentro de Su creación. Pese a ello a nosotros, los humanos, no tenemos acceso a ello y tampoco escuchamos. Allah dice:

“No hay nada que no lo glorifique alabándolo, sin embargo vosotros no entendéis su glorificación”. (17: 44)

Los demonios y los genios van y vienen en la tierra. Además, sabemos que los genios escucharon la recitación del Corán de boca del Mensajero de Allah (S.A.W.) y fueron para advertir a los suyos. Pese a todo esto, nosotros no los podemos ver. El Corán dice:
“¡Hijos de Adán!, Que no os soliviante el demonio del mismo modo que logró que vuestros padres salieran del Jardín—el paraíso—despojándolos de su vestido para que fueran conscientes de sus vergüenzas. El y los suyos os ven desde donde no los veis”.

Si la gente no puede percibirlo todo, tampoco tiene derecho de negar lo desconocido que no pueden percibir.

Creer en el Día Final tiene muchos beneficios de los cuales citamos lo siguiente:


1) El enorme deseo de hacer las buenas acciones para tener recompensas en este Día.

2) El miedo al querer hacer lo malo, pues habrá castigo el Día Final.

3) Tranquilidad y quietud al creyente en cuanto a lo que no puede obtener en la vida terrenal, ya que lo obtendrá el la Otra Vida.

Fuente: Shaij Nasser Al-Mogbel.