miércoles, 9 de noviembre de 2011

Siete clases de personas bajo la Sombra del Trono


De Abu Huraira, Allah esté complacido con él, que dijo el Profeta, Allah le bendiga y le dé paz:

"Siete clases de personas tendrá Allah bajo Su sombra, el día que no haya más sombra que la Suya:

‘Un gobernador justo.

Un joven que vivió en la adoración de Allah, Poderoso y Majestuoso.

Un hombre cuyo corazón está unido a las mezquitas.

Dos hombres que se aman por Allah, se juntan por Él y se separan por Él.

Un hombre al que invitó una mujer bella (para seducirlo) y él la rechazó diciéndole: ‘¡Verdaderamente, yo temo a Allah!’

Un hombre que dio una caridad ocultándola de tal forma que no supo su mano izquierda lo que dio su mano derecha.

Y un hombre que recordó a Allah a solas y sus ojos se inundaron de lágrimas’."[1]

Lo relataron Al Bujari y Muslim

EXPLICACIÓN

Las siete categorías de personas citadas en el hadiz han merecido estar bajo la sombra del Trono de Allah el Día del Juicio Final, gracias a la perfección de la paciencia que han demostrado ante unas pruebas verdaderamente difíciles.

Seguramente todas las clases de paciencia enunciadas en el hadiz son difíciles para el alma; que sea aquella demostrada por el gobernante que es justo en la aplicación de la justicia y garantizar los derechos, ya sea que esté complacido o enojado con alguien; aquella demostrada por el joven en su adoración a Allah y para contradecir sus deseos (e ir en contra de sus pasiones) ; aquella demostrada por la persona que asiste asiduamente a la mezquita; aquella demostrada por la persona que se empeña en dar caridades con mucha discreción de tal forma que no sabe su mano izquierda lo que dio su mano derecha; aquella demostrada por la persona que se negó a cometer un acto inmoral (fornicación) a pesar de la gran belleza y el alto rango de la mujer que lo invitó a ella; aquella demostrada por dos personas que se aman por Allah cuando están juntas y cuando se separan; y la demostrada por la persona que llora por temor a Allah y se esfuerza para disimularlo ante la gente.

Por otro lado, Allah ha previsto dolorosos castigos para el viejo fornicador, el gobernante corrupto y el pobre soberbio, ya que para ellos era más fácil tener paciencia frente a estas prohibiciones, y porque las tentaciones que los llevaron a cometer dichos pecados eran débiles. Por eso, el haber rechazado tener paciencia ante estas prohibiciones, aun siendo esto fácil para ellos, no es sino la prueba de su rebeldía e insolencia contra Allah.

Fuente:

Imam Ibnul Qayyim Al Yawziya

Extraído del libro: Uddat us-Sâbibirîn wa dhakhîrat ush-Shâkirîn

________________________________________

[1] Hadiz tomado del libro: Los Jardines de los Justos. Capítulo 46: De las excelencias del amor por Allah.