lunes, 26 de diciembre de 2011

Cómo tocar a las puertas del Paraíso


A quien la piedad es su inspiración, la sabiduría su puerto y el bien la razón de su obrar… a ellos es a quien van dirigidas estas palabras, para que su fe se afiance y la empuje a cumplir con sus deberes hacia Allah con certeza y sinceridad, convirtiéndose en un ejemplo de rectitud, lo que le permitirá contarse dentro de los triunfadores en esta y la otra vida, quienes alcanzarán una vida placentera. Dice Allah, Altísimo sea: Al creyente que obre rectamente, sea varón o mujer, le Concederemos una vida buena y le Multiplicaremos la recompensa de sus obras. [Corán 16: 97]
Debes saber que la religión de Allah se centra en adorarlo a Él únicamente a través de todo lo que haga el ser humano. La adoración de Allah busca fortalecer el espíritu y pulir el corazón; además, es la mejor provisión que se puede llevar al andar en los caminos de esta vida, pues es lo que le permitirá alcanzar la Taqwa (la piedad). Dice Allah, Altísimo sea: Aprovisionaos para el viaje y [sabed que] la mejor provisión es la piedad. [Corán 2: 197]
Así que la piedad es la provisión que debe llevar quien quiere seguir el camino hacia Allah; además, es el alimento del espíritu y el corazón, que genera en el ser el temor y la prevención de caer en algún acto de desobediencia a la voluntad de Allah, sea público o secreto. La piedad prepara a la persona para que reciba y acepte las órdenes divinas, dejándose guiar por ellas. Dice Allah: Este Libro [el Corán], del cual no hay duda [que sea la Verdad proveniente de Allah], es una guía para los piadosos. [Corán 2:2]
La piedad es el faro que le ilumina el camino a los corazones, para que diferencien a conciencia entre la verdad y la falsedad y se aferren a ella. Dice Allah: ¡Oh, creyentes! Si teméis a Allah, Él os Concederá la guía y el conocimiento con el que podréis discernir [lo verdadero de lo falso], Absolverá vuestras faltas y Aceptará vuestro arrepentimiento; y Allah es el Poseedor del favor inmenso. [Corán 8:29]
La piedad que debes tener en cuenta es la interna, la que radica en el corazón. Dice Allah: Sabed que respetar los ritos de Allah dimana de la piedad de los corazones. [Corán 22:32]
Por esta razón debes, dedicarte a enriquecer tu espíritu y corazón, para que puedas alcanzar la piedad, y así temerás a Allah y no a la gente.
Esta es la piedad, un noble objetivo por el que vale la pena luchar, ¿quieres que te muestre algunos medios que te ayuden a lograrla?; pues uno de los principales es el ayuno. Dice Allah, Altísimo sea: ¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno al igual que a quienes os precedieron para que alcancéis la piedad. [Corán 2:183] Así encontramos que la piedad despierta los corazones y hace que la adoración se realice para agradar a Allah, logrando de esta manera someter el ser y sus pasiones, para que sea la razón la que gobierne y no los instintos.
El ayuno educa a la persona convirtiéndola en una fiel y sincera seguidora de su creencia, la cual no se vende ni cambia por ningún motivo o precio. Un ejemplo lo tenemos en el Profeta Yusuf (José), la paz sea con él, cuando se le dio a escoger entre fornicar o ir a la cárcel, Allah nos dice que su respuesta fue: Dijo [José]: ¡Oh, Señor mío! Prefiero la cárcel en vez de aquello a lo que me incitan. [Corán 12:32]
El ayuno es un método práctico que te servirá para educar tu ser y someterlo a las órdenes de Allah, lo que te proporcionará el apoyo para superar las dificultades por las que puedas pasar. El ayuno fortalece la voluntad, la cual se impondrá y dominará las pasiones, esto permitirá que no caigas en lo que Allah Ha Prohibido y puedas cumplir con lo que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, estableció: “Cumplid con lo que os he ordenado en base a vuestras posibilidades, y absteneos de cometer lo que os he prohibido”.
El ayuno no solo te va a servir en esta vida, sino en la otra también. El Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos informó que el ayuno intercederá por el ayunador por el hecho de haberse abstenido de comer y demás pasiones; y que, además, en el Paraíso hay una puerta llamada Ar-Raian, por la que no entrarán más que las personas que cumplieron con el ayuno. Otro hecho, que no podemos dejar de mencionar, es que el ayuno será una barrera entre quien haya ayunado un día por la causa de Allah y el fuego infernal, tal como le expone un dicho del Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam.
Hay cosas que no se pueden comprender solo con las palabras, la dulzura de la miel por ejemplo, nadie podrá degustarla sino cuando la persona la prueba por sí misma. Por todo esto te hago un llamado para que degustes con tu propio ser y persona la dulzura de la piedad, de la obediencia y sumisión a la voluntad de Allah; para que de esta forma logres acercarte a las puertas del Paraíso, toques y te sean abiertas, In sha Allah (con el favor de Allah).